Featured Article
Latest Post

lunes, 13 de septiembre de 2021

Así rezaba el Padre Pío


El Santo Padre Pío rezaba diariamente esta coronita por todos aquellos que le pedían oraciones:

NOVENA AL SAGRADO CORAZON DE JESUS

I.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: “En verdad os digo, pedid y obtendréis, buscad y encontraréis, llamad y os abrirán!.
He ahí que, confiando en tu Palabra divina, yo llamo, yo busco, yo pido la gracia……
Padre Pío ruega al Señor en nombre de Jesucristo
(gracia que desea)
Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.
Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.

II.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: “En verdad os digo, todo aquello que pediréis a mi Padre en mi Nombre, El os lo concederá”.
He ahí que al eterno Padre en tu Nombre yo pido la gracia…….
Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.
Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.

III.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: ” En verdad os digo, pasarán los cielos y la tierra pero mis palabras jamás!”
He ahí que basándome en la infalibilidad de tus santas palabras yo pido la gracia……
Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.

¡Oh Sagrado Corazón de Jesús, el cual es imposible no sentir compasión por los infelices, ten piedad de nosotros, pobres pecadores, y concédenos las gracias que pedimos en nombre del Inmaculado Corazón de María, nuestra tierna Madre.

San José, padre adoptivo del Sagrado Corazón de Jesús, ruega por nosotros.

Padre Pío, el director espiritual


El padre Pío inició su actividad de dirección espiritual, en el sentido ordinario de la expresión, con un primer grupillo de almas desde su llegada a San Giovanni Rotondo. Los puntos clave fueron dos encuentros semanales con conferencias en común, la propuesta de los medios de perfección más principales, según la doctrina común tradicional, y la unidad de padre espiritual y confesor.

No es erróneo el reconocer en este pequeño grupo el primer «grupo de oración», según su propósito de formar «pocas y bien formadas almas que a su vez serán simiente para otras almas», y, según su misma sugerencia expresada en el desarrollo de las reuniones: «Los materiales están preparados -dijo-, ahora comenzar a construir». Pero el aspecto más notable de la dirección espiritual del padre Pío y de su estatura como director espiritual se puede deducir de la dirección por correspondencia, considerada por los expertos como extraordinaria. El epistolario publicado comprende tres volúmenes. Tal correspondencia, interrumpida por orden del entonces Santo Oficio el 2 de junio de 1922, ocupa ciertamente un puesto de honor entre los epistolarios clásicos del género.

Motivos de espacio no permiten ni siquiera una sumaria indicación de las características y dimensiones de la dirección espiritual hecha por el padre Pío, y por eso hay que remitirse a los estudios realizados por el padre Melchor de Pobladura: En la escuela espiritual del padre Pío y Problemática de la dirección espiritual en el epistolario del padre Pío.

La novedad de tal dirección no hay que buscarla tanto en los medios y en las indicaciones de teología espiritual cuanto en la constancia de vivir en primera persona y en hacer vivir a las almas dirigidas las verdades fundamentales de la fe, es decir, en la figura del director espiritual.
Con este fin, conviene hacer aquí una primera observación y es que, en la galería de las muchísimas almas dirigidas por él, el padre Pío conmensura el hilo conductor del compromiso en santificarse a la gran variedad de edad, cultura, condición social o profesión de cada una de las personas. El padre Pío se nos revela como un genial y santo artista del método diferenciado. Le dijeron en una ocasión: «Padre, verdaderamente sois todo de todos». Y él añadió rápidamente: «Corrige. ¡Soy todo de cada uno! Cada cual puede decir: el padre es mío».

Esta totalidad de rendición voluntaria, centrada en cada una de las almas, está basada en la profunda convicción de actuar por mandato de Dios: «Yo soy un instrumento en las manos divinas, que sólo sirve para algo si es manejado por el artífice divino». La exigencia de que los demás vean a Dios y no la imagen del director es el segundo punto relevante, el cual nos permite explicar, con dificultad pero de forma segura, la fuerza moral, a veces brusca y dolorosa, ejercitada al guiar las almas hacia Dios.
«Siguiendo al padre Pío -confiesa cándidamente una hija espiritual- se sufría fuertemente: sus pruebas, sus reprensiones, su diferente trato con las almas, partía de dolor el corazón y se necesitaba mucha fe para decir que su modo de proceder así era justo».

Un tercer elemento de relieve, que subraya su constante vocación corredentora, es la clara, sincera, íntima participación del director espiritual padre Pío en las angustias, conflictos interiores, desolaciones y penas de las almas dirigidas: «Siento como mías vuestras aflicciones». «Haré míos todos vuestros dolores y todos los ofreceré en holocausto al Señor por vosotros». Es el método de la dirección espiritual participada que caracteriza específicamente al padre Pío como director espiritual y hace más eficaz su trabajo como guía de la perfección. El padre Pío se sentía dirigiendo a las almas como el «pobre cireneo», el «piadoso cireneo que lleva la cruz por todos».

La clientela mundial

La característica más típica de la poderosa llamada de lo divino realizada por el padre Pío durante cincuenta años, es la universalidad. Casi como por una especie de atracción de gravedad, de todas las partes del mundo se moviliza la gente para acercarse al padre Pío.  Gente de todas las edades, de toda clase social, de cualquier condición económica, de todas las jerarquías eclesiásticas y políticas, de todo nivel cultural; gente de todas las naciones, de todas las razas acude al padre Pío con su carga de problemas y necesidades.  Y cuando la gente no puede viajar hasta él, escribe centenares, quizá miles de cartas al día en todos los idiomas: desde los más diferentes dialectos italianos a la mayoría de las lenguas más difundidas en el mundo.   La novedad del hecho manifiesta una especie de revolución copernicana en San Giovanni Rotondo, realizada por el padre Pío en un momento histórico en el cual se pone de relieve la respuesta al mandamiento evangélico: «Id a todo el mundo», con un exagerado activismo. Pero en San Giovanni Rotondo se cumple aquello que Jesús había dicho de sí mismo: «Venid todos a mí». Autorizada y manifiestamente este hecho ha sido puesto de relieve por el papa Pablo VI cuando se ha referido a la «clientela mundial» del padre Pío.  Y es natural preguntarse con fray Maseo: «¿Por qué a ti, por qué a ti, por qué a ti?»… Y la respuesta, una vez más, viene dada por el propio Pablo VI que define al padre Pío como «el representante marcado con los estigmas de nuestro Señor» (20 septiembre 1971). La gente no lleva a San Giovanni Rotondo sólo su carga de problemas y necesidades, sino que en lo más íntimo de su alma lleva consigo la única necesidad de ver a Dios y a Jesucristo en el hombre de Dios que es el padre Pío. Se repiten las maravillas de Dios: «Cuando sea levantado sobre la tierra atraeré todos a mí».  El mundo percibía claramente la respuesta alternativa al problema fundamental de su siglo: no se puede ser santos sin Dios, no se puede vivir sin la gracia. «Siento asiduamente una voz que me dice: santifícate y santifica», había dicho el padre Pío a una de sus hijas espirituales en el lejano noviembre de 1922. Y con intuición maravillosa la gente de todo el mundo comprendía rápidamente que las señales en las manos, en los pies y en el costado del primer sacerdote estigmatizado no podían ser interpretadas sino como «motivos de credibilidad» de la misión del padre Pío en el mundo contemporáneo de ser clavado en la cruz para actualizar la redención; y comprendía más pronto todavía que los dones carismáticos concedidos por Dios al padre Pío -como el discernimiento de espíritus, la profecía, el don de la bilocación, los efluvios y perfumes olorosos- no eran otra cosa que «medios providenciales para acreditar el misterio de la reconciliación con Dios». Sin embargo, la «clientela mundial», al mismo tiempo, crecía en torno al padre Pío por otra línea de fuerza, de naturaleza esencialmente espiritual: la dirección de las almas, la confesión sacramental y la celebración de la misa.

por Alejandro de Ripabottoni, o.f.m.cap.

martes, 10 de agosto de 2021

EL PADRE PÍO, MODELO DE VIDA SACERDOTAL PLENA

 Por Wolfgang María Muha. Actualidad Litúrgica. 24 de septiembre de 2018.
 
El Padre Pío se caracterizó por tener muchos carismas extraordinarios y multitud de gracias místicas que un sacerdote, por sí mismo, no puede alcanzar. Esto fueron gracias especiales que Dios le concedió. Sin embargo, el P. Pío es un modelo para todo sacerdote por la manera en que desempeñó su ministerio, por lo que él hizo en respuesta a los dones de Dios, por su propósito total y absoluto de vivir sólo y enteramente para Dios y las almas, por su fidelidad a la Iglesia y a su magisterio, por su inmenso aprecio del Santo Sacrificio de la Misa, y su ardiente amor a Jesús presente en la Eucaristía, por su entrega total al desempeño del ministerio de la reconciliación de los pecadores, por su obediencia plena a sus superiores a pesar de todas las contradicciones que tuvo por parte de ellos, por su intensa vida de oración y austeridad, por su total desprendimiento de los bienes materiales y por la comprensión que supo desarrollar del valor del sufrimiento.
 
La familia del Padre Pío propició que él, ya desde niño, se entregara totalmente a Jesús. A la edad de 5 años Francesco Forgione (su nombre de pila) se consagró solemnemente a Jesús. Esto no era algo fuera de lo común (a excepción, tal vez, de la joven edad del pequeño) en la Italia del sur de aquella época. Probablemente hizo esta consagración a instancias de su madre. Esta consagración fue el primer paso de su vida de entrega y aceptación de la voluntad de Dios para él.
 
Su infancia la pasó entre su asistencia a la escuela y sus actividades como pastor de las siete u ocho ovejas que tenía su familia. De niño le gustaba cantar cantos religiosos, jugar a celebrar Misa y bendecir siempre los alimentos. Sin embargo, no dejaba de ser también un niño travieso que se distinguió siempre por su sentido del humor. Vivió en un ambiente de piedad que lo hacía vivir tangiblemente en el mundo sobrenatural. Los contemporáneos y coterráneos del P. Pío veían como algo completamente natural los milagros. Esta actitud es patente en una respuesta que dio el Padre Pío a un joven estudiante que le preguntó si Dios existía. El P. Pío le contestó, mirándolo con incredulidad: “¡Estás loco!” (obviamente, por hacer una pregunta así).
 
Entró al noviciado de los Padres Capuchinos de Morcone el 22 de enero de 1903. El maestro de novicios de Fray Pío atestiguó que éste siempre fue “un novicio ejemplar, puntual en la observancia de la regla y que nunca daba el menor motivo de ser reprendido”. Según el P. Bernardino da San Giovanni Rotondo, uno de sus profesores de entonces, fray Pío era tranquilo y pausado, siempre humilde, dulce y obediente. Cinco años después, según las normas canónicas vigentes en aquel entonces, emitió los votos solemnes “con la única finalidad —escribe él mismo en el documento oficial de su profesión— de procurar el bien del alma y dedicarme por entero al servicio de Dios”.
 
Se ordenó sacerdote en la capilla arzobispal de Benevento, el 10 de agosto de 1910 y celebró su primera Misa solemne en Pietrelcina, el 14 del mismo mes. En las estampas de su ordenación sacerdotal había hecho imprimir estas palabras, que supo llevar a plenitud en el transcurso de su vida sacerdotal:
 
Jesús, mi aliento y mi vida,
te elevo en un misterio de amor.
Que contigo yo sea para el mundo
Camino, Verdad y Vida
y para ti, sacerdote santo,
víctima perfecta.
Padre Pío, capuchino
 
Después de su ordenación y debido a su delicada salud, por disposición de sus superiores, permaneció en su pueblo natal hasta 1916, luchando con una misteriosa enfermedad. Este período fue de intensa vida espiritual, combinada con grandes sufrimientos, tanto físicos como espirituales. En esta época ocurrieron los primeros indicios de la estigmatización y padeció repetidos ataques del demonio.
 IMG_1097 
En Pietrelcina, el Padre Pío no vivía con sus padres sino en una modesta morada perteneciente a ellos, cerca de la casa paterna. Celebraba Misa habitualmente en la iglesia de Santa Ana, donde él fue bautizado y había recibido su Confirmación y Primera Comunión. Las Misas del Padre Pío eran largas (hasta de 7 horas), interrumpidas por inesperados éxtasis.
 
El demonio sabía ya cuántas almas le iba a robar este santo sacerdote, así que sus ataques eran incesantes y muy violentos. Un día de 1912, el Padre Pío escribe: “Barba Azul no quiere confesarse vencido. Adopta todas las formas. Desde hace varios días viene a visitarme con otros comparsas, armados de palos y de instrumentos de hierro. No se sabe cuántas veces me ha arrojado del lecho para arrastrarme por la habitación”. Algunas veces se levantaba por la mañana, ensangrentado. ¿Por qué era maltratado y golpeado así el Padre Pío por Satanás? Porque el demonio quería poner obstáculos a su vocación e impedir su misión, la misión de uno de los sacerdotes más extraordinarios de la historia de la Iglesia. Y Dios permitía que su servidor padeciera de ese modo para ponerlo a prueba y como una “reserva de gracias” para el futuro, pues, como es bien sabido, por la comunión de los santos, los sufrimientos de unas almas, llevados con aceptación de la voluntad de Dios, permiten la santificación de otras.
 
El P. Pío le explicaba así al P. Benedetto, su director espiritual, una decisión que quería tomar con el consentimiento de éste:
 
“Desde hace tiempo siento una necesidad, la de ofrecerme al Señor como víctima por los pobres pecadores y por las almas del purgatorio. Este deseo ha ido creciendo cada vez más en mi corazón, hasta el punto de que se ha convertido, por así decir, en una fuerte pasión. Es verdad que ya he hecho varias veces ese ofrecimiento al Señor, presionándolo para que vierta sobre mí los castigos que están preparados para los pecadores y las almas del purgatorio, incluso multiplicándolos por cien en mí, con tal de que convierta y salve a las almas del purgatorio, pero ahora deseo hacer ese ofrecimiento al Señor con el permiso de usted” (carta del 29-IX-1910 al P. Benedetto, Epistolario, t. I p. 206).
 
Este ofrecimiento fue aceptado por Dios hasta las últimas consecuencias, tanto por los repetidos ataques del demonio como por las enfermedades físicas, pruebas espirituales y contradicciones de parte de varias personas que padeció el Padre Pío.
 
Dos años más tarde, fray Pío le escribía al Padre Agostino: “El Señor escoge a ciertas almas, y entre ellas, a pesar de mi indignidad, me ha escogido a mí, para asistirlo y ayudarlo en la gran obra de la salvación de la humanidad. Mientras más sufran sin consuelo estas almas, los padecimientos de Jesús disminuyen. Por eso quiero sufrir cada vez más, sin alivio. Esto es toda mi alegría. Es cierto que necesito valor para esto, pero Jesús no me niega nada”.
 
Cuando aún vivía en su tierra natal, a pesar de su precaria salud y de su atormentada vida interior, el joven religioso se ocupaba en atender a los feligreses aunque no tenía autorización para ejercer un ministerio completo pues no estaba ligado a un convento ni a una diócesis. Celebraba Misa todos los días en una u otra iglesia de Pietrelcina. Impartía el catecismo a los niños del pueblo, se ocupaba de los monaguillos. Preparaba las ceremonias de las grandes fiestas litúrgicas. Y se destacaba por su trato sencillo y amistoso, así como por su edificante comportamiento, lo que hacía que todos sus compatriotas, estuvieran bien dispuestos a la Palabra de Dios que fray Pío sembraba entre ellos.
 image 
El Padre Paolino da Casacalenda fue el instrumento que Dios utilizó para que el P. Pío volviera al convento. Le propuso pasar unos días en el convento de San Giovanni Rotondo, para aliviar un poco el calor y los trastornos que éste le producía. Pronto el Padre Pío se encontró mejor y pidió la autorización de quedarse ahí. Ese sería su destino definitivo.
 
Una vez ahí, el P. Pío empezó a llevar el ritmo de vida que seguiría toda su vida. En primer lugar, su jornada era un coloquio ininterrumpido con Dios. Oraba mucho y bien. La irresistible atracción de su persona y la irradiación arrolladora de su actividad sacerdotal en el confesionario, en las conversaciones y en los escritos no serían comprensibles al margen del contacto íntimo y vital con Dios Padre. Al Padre Pío se le puede aplicar también lo que decía de San Francisco de Asís su biógrafo, Tomás de Celano: “Llegó a ser un ciudadano del cielo… no sólo un orante, más bien era la misma oración personificada”. La raíz de todo el edificio espiritual del Padre Pío y el eje sobre el que giraba toda su actividad era su vida de oración. Él mismo se definía diciendo: “No quiero ser más que esto: un fraile que ora”. Y añadía: “A Dios se le busca en los libros, pero se le encuentra en la oración. Si hoy falta la fe, se debe a la falta de oración. Dios no se encuentra en los libros, sino en la oración: cuanto más se reza, tanto más aumenta la fe y se encuentra a Dios”. Decía también: “La oración es el pan y la vida del alma, el respiro del corazón, un encuentro íntimo y prolongado con Dios”. Y también: “Se consuma toda vuestra vida en la resignación, en la oración, en el trabajo, en la humildad, en el agradecimiento al buen Dios. Si os ocurre advertir en vos la impaciencia, recurrid enseguida a la oración; considerad que estamos siempre en la presencia de Dios, a quien tenemos que dar cuenta de todas nuestras acciones, buenas y malas”.
 
El Padre Pío no se limitaba a vivir una vida de oración él mismo; se esforzaba también por infundir este tipo de vida en los demás. Primero con su ejemplo pues su sola presencia despertaba en los demás la necesidad de orar. Pero también lo hizo estableciendo grupos de oración, iniciativa que tomó para responder al llamado del Papa Pío XII que quería despertar en todos los fieles el sentido cristiano de la vida y llevarlos a conformar su vida, sin ningún respeto humano, según los mandamientos de Dios. Los grupos de oración del Padre Pío se fueron difundiendo por diversas regiones de Italia y luego por el mundo entero. Dependían directamente de la Iglesia, no eran una iniciativa espontánea de los laicos. Se requería que los grupos se formaran, necesariamente, en torno a un sacerdote y por iniciativa de él. Se rezaba el Rosario según el espíritu del Padre Pío y por las intenciones del Papa, procurando evitar conferencias u otras actividades pues, como decía este santo sacerdote: “Las palabrerías sólo pueden destruir el grupo”.
 image 
La oración por excelencia es la Santa Misa. El Padre Pío la valoró por encima de todo y la vivió con una profundidad que rara vez es vivida por otros sacerdotes, pues su identificación con Cristo y con su Pasión era eminente. Según él mismo comentaba, en el altar él era como Jesús en la Cruz; revivía la Pasión entera de Cristo en la Misa. La Misa era el momento más importante de la jornada para él. Wladimir d’Ormesson, embajador de Francia ante la Santa Sede dejó un testimonio de una Misa del Padre Pío a la que asistió:
 
«A las 6 de la mañana en punto el Padre Pío entró en la capilla por una puerta lateral, la cabeza cubierta con su capucha de capuchino. Ayudado por dos monaguillos, se abrió paso dificultosamente. Como se elevó un clamor entre la asistencia, se volvió para imponer silencio, subió los escalones del altar, y se descubrió la cabeza. Empezaba la celebración.
Lo digo porque es verdad, nunca en mi vida había asistido a una Misa tan conmovedora. Y sin embargo, tan sencilla. El Padre Pío actuaba siguiendo los ritos tradicionales. Pero recitaba los textos litúrgicos con tal nitidez, con tal convicción; se desprendía tal intensidad de sus invocaciones; sus gestos, aunque muy sobrios, eran de tal grandeza que la Misa adquiría no sé qué proporciones y se convertía en un acto absolutamente sobrenatural, lo que en realidad es y lo que precisamente hemos olvidado con frecuencia que es. Cuando elevó la Hostia, y luego el cáliz, el Padre Pío quedó inmóvil en la contemplación. ¿Durante cuánto tiempo tuvo la Hostia, con los brazos elevados, por encima de nuestras cabezas?  ¿Cuánto tiempo el cáliz?… Diez, doce minutos, quizá más… No lo sé…  En medio de aquella multitud, sólo se oía el murmullo de su oración. Era de verdad el intermediario entre los hombres y Dios, la extrema punta de la creatura finita ante el infinito.
En ese momento insigne, yo tenía a no sé cuántos vecinos aupados sobre mis hombros. Literalmente no los sentía. Mi mujer, que se hallaba poco a mi izquierda y que veía al Padre Pío de lado, en el momento de la consagración vio muy claramente brotar sangre de las palmas de sus manos…
Después de bendecir a la asistencia, cuando el Padre Pío abandonó la capilla, me di cuenta, al mirar el reloj, que la Misa había durado exactamente una hora y cincuenta minutos» (Yves Chirac, El Padre Pío, Ed. Palabra, Madrid 1999, 228-229).
 image 
Quien participaba en la celebración eucarística del P. Pío, no podía quedar tranquilo en su pecado. La Santa Misa conectaba a todos con el Misterio de Dios, quien irremisiblemente atrae al pecador para que salga de su pecado. De modo que el Padre Pío, después de la celebración del Santo Sacrificio se sentaba en el confesionario, para administrar la misericordia de Dios a los pecadores arrepentidos. A alguien que le preguntó un día sobre su misión en la tierra, le respondió brevemente: “Soy un confesor” Y, ciertamente, las horas pasadas por el Padre Pío en el confesonario fueron incalculables. Los días de mayor afluencia de personas, podía pasar todo el día confesando. Con frecuencia se le veía llorar después de confesiones especialmente difíciles. Al ser preguntado, contestó que lloraba por la Sangre de Cristo derramada en vano por tantos desgraciados, por la creación profanada y por los fracasos de la gracia y, en fin, porque Cristo lloró.
 
En ocasiones, el Padre Pío también lloraba al leer el Evangelio del día. Cuando alguien se extrañó por ello, él contestó: “¿Te parece poca cosa que Dios converse con sus creaturas? ¿Y que éstas no lo quieran escuchar y le lleven la contraria?”.
 
La fama de santidad del Padre Pío causaba una gran afluencia de peregrinos que en ocasiones llegaban a esperar hasta 15 días para poder confesarse con él. Pero esto, y la afluencia de grandes donativos para el hospital que fundó este santo sacerdote también causó envidias y codicia entre algunos personajes eclesiásticos. Todo esto llevó a medidas muy severas de restricción del ministerio de este santo, que se aplicaron por períodos prolongados. La reacción del Padre Pío fue siempre de humildad, obediencia y sometimiento a las autoridades eclesiásticas, sin tomar en cuenta la injusticia que pudo haber en sus decisiones, hasta que se le liberó de esas restricciones.
 image 
Por su sacerdocio totalmente orientado a Dios y a su gloria, el P. Pío es, como lo señala el sacerdote trapense, Augustine Mc Gregor, un modelo excepcional de vida sacerdotal, un sacerdote que reveló, con su vida, una manera única y sencilla de vivir las exigencias del sacerdocio. En pocas palabras, en este mundo de constantes cambios en las esferas de lo social, cultural y religioso, en el P. Pío se encuentran las características de valor permanente del sacerdocio, no susceptibles de cambiar con el paso del tiempo.
 
Y, como afirma el Padre Vincenzo Frezza, O.F.M., Cap., el Padre Pío, al unificar en su vida el sacerdocio y la misión de corredimir a sus fieles, demostró que el ejercicio del ministerio sacerdotal va más allá de los signos sacramentales. Es decir, transforma al hombre en “Cristo Sacerdote” en cada momento y en cada actitud de su existencia. En pocas palabras, esto significa que el sacerdote debe ser, como el Padre Pío, una víctima y una ofrenda incesante.
 
Wolfgang María Muha.
Fuente: Actualidad Litúrgica

martes, 3 de agosto de 2021

Misal Agosto 2021

La Confesión: Anécdotas del Padre Pío



La Confesión era el principal trabajo diario del Padre Pío. Él hacía este trabajo mirando dentro de los penitentes. Por ello, no era posible mentirle al Padre Pío durante una confesión. El veía dentro del corazón de los hombres. A menudo, cuando los pecadores eran tímidos, el Padre Pío enumeraba sus pecados durante la confesión. 

El Padre Pío invitaba a todos los fieles a confesarse al menos una vez por semana. Él decía: "Aunque una habitación quede cerrada, es necesario quitarle el polvo después de una semana." 
En el sacramento de la confesión, el Padre Pío era muy exigente. Él no soportaba a los que iban a él sólo por curiosidad. 

Un fraile contó: Un día el Padre Pío no dio la absolución a un penitente y luego le dijo : "Si tú vas a confesarte con otro sacerdote, tú te vas al infierno junto con el otro que te de la absolución". El entendía que el Sacramento de la Confesión era profanado por los hombres que no querían cambiar de vida. Ellos se hallan culpables frente Dios.


Un señor fue a confesarse con el Padre Pío, a San Giovanni Redondo, entre 1954 y  1955. Cuando acabó la acusación de los pecados, el Padre Pío le preguntó : "¿Tienes otro"? y él contestó: "no padre". El Padre repitió la pregunta: "¿tienes otro"?,  "no, padre". Por tercera vez  el Padre Pío le preguntó: "¿tienes otro"?. A la tercera respuesta negativa se acaloró el huracán. Con la voz del Espíritu Santo el Padre Pío gritó: "¡Calle! Calle! Porque tú no estás arrepentido de tus pecados! ". 
El hombre quedó petrificado por la vergüenza que pasó frente a mucha gente. Luego trató de decir algo. Pero el Padre Pío le dijo: "Estás callado, cotilla, tú has hablado bastante; ahora yo quiero hablar: ¿Es verdadero que frecuentas las salas de fiestas"? - Usted, padre" - "¿Sabes tú que el baile es una invitación al pecado"? 

El hombre se fue asombrado y no supo qué cosa decir ya que tenía el carné de socio de una sala de fiestas en su billetera. El hombre prometió no cometer otros pecados y después de mucho tiempo tuvo la absolución.


Las mentiras 
Un día, un señor le dijo al Padre Pío: "Padre, yo digo mentiras cuándo estoy con mis amigos. Lo hago para mantenerlos alegres ". Y el Padre Pío contestó: "Eh, ¿quieres tú ir al infierno bromeando?! “
 
La murmuración 
Cuando uno habla mal de un amigo suyo se está destruyendo su reputación y el honor del hermano que tiene en cambio derecho a gozar de consideración. 
Un día el Padre Pío dijo a un penitente: "Cuando tú murmuras de una persona quiere decir que tú no quieres a aquella persona, tú has sacado a la persona de tu corazón. Pero sabes que, cuando sacas a un hombre de tu corazón, también Jesús se va fuera de tu corazón junto con aquel hombre."
 
Una vez, el Padre Pío fue invitado a bendecir una casa. Pero cuando llegó a la entrada de la cocina él dijo: "Aquí hay serpientes, yo no entro". Y luego le dijo a un sacerdote que a menudo frecuentaba aquella casa para comer: “no vayas a esa casa porque ellos dicen cosas feas de sus hermanos”.
 
La blasfemia 
Un hombre era originario de la Región de las Marcas. Él partió de su país, con un amigo suyo, en un camión. Transpotaban muebles cerca de San Giovanni Redondo. Mientras hicieron la última subida, antes de llegar al destino, el camión se rompió y se paró. Intentaron hacer arrancar el motor pero no tuvieron éxito. 
El chófer perdió la calma y lleno de cólera blasfemó. Al día  siguiente, los dos hombres  fueron a San Giovanni Redondo donde vivía la hermana de uno de los dos hombres. Con la ayuda de su  hermana lograron ir al Padre Pío para confesarse. 
Entró el primer hombre pero el Padre Pío lo cazó afuera. Luego le llegó el turno al chófer que empezó el coloquio y le dijo al Padre Pío: “Me he irritado". Pero el Padre Pío gritó: "¡Desdichado! has blasfemado a nuestra Mamá! ¿Qué te ha hecho la Virgen"?. Y lo mandó fuera.
 
El demonio está mucho cerca de los que blasfeman
En un hotel de San Giovanni Redondo no era posible descansar ni de día ni de noche porque estaba una niña endemoniada que chillaba de modo que daba susto. La mamá de la niña la llevaba cada día a la Iglesia. Ahí esperó a que el Padre Pío liberara a la niña del espíritu del mal. También en la iglesia la niña gritó muchísimo. Una mañana, el Padre Pío tras haber confesado a algunas mujeres se encontró frente a él a la niña que gritaba espantosamente. La niña fue retenida con dificultad por dos o tres hombres. El Padre Pío, ya aburrido de todo aquel trasiego, dio un golpe con su pie a la niña y luego golpeó la cabeza de la niña y dijo: "Ahora" basta! 
La pequeña cayó a la tierra. El  Padre Pío le pidió a un médico que estuvo presente, que llevara a la niña a San Michele, al santuario del Monte San Ángel. Cuando el grupo llegó al destino, entraron a la gruta donde había aparecido San Michele. La niña se reanimó, pero nadie logró acercarla al altar dedicado al ángel. En el medio de la confusión, un fraile tomó la mano de la niña y tocó el altar. La niña cayó a tierra como si hubiera sido fulminada. Se levantó  más tarde y como si nada hubiera sucedido le preguntó a su mamá: “¿podrías comprarme un helado"? 
Ante ésto, el grupo de personas volvió a San Giovanni Redondo para informar y agradecer al Padre Pío. Pero el Padre Pío le dijo a la mamá: "dile a tu marido que no blasfeme más, de otro modo el demonio vuelve."


 
Faltar a la Eucaristía 
A los principios de los años '50, un joven médico fue a confesarse con el  Padre Pío. Él dijo sus pecados y luego se quedó en silencio. El Padre Pío le preguntó al joven médico si tenía algún pecado que añadir pero el médico le respondió que no. Entonces el Padre Pío le dijo al médico: "recuerda que en los días festivos no se puede faltar tampoco a una sola Misa, porque ello es pecado mortal".  En aquel momento el joven recordó haber "faltado" a una cita dominical con la Misa, un mes antes. 


 
La magia 
El Padre Pío prohibió cada forma de magia, de espiritismo y de prácticas de lo oculto. Una señora cuenta: "Yo me confesé  con el Padre Pío en el mes de noviembre del 1948. Entre las otras cosas que le dije al Padre es que en nuestra familia estábamos preocupados porque una tía leyó las cartas. El Padre con tono perentorio dijo: "Echáis fuera enseguida aquella cosa."


El Divorcio 
En la familia unida y santa, el  Padre Pío vio el lugar donde brota la fe. Él dijo: “el divorcio es el pasaporte por el infierno”. 
 
Una joven señora, cuando acabó la confesión de sus pecados, como penitencia el Padre Pío le indicó.”tienes que encerrarte en el silencio del ruego y salvarás tu matrimonio." 
La señora se sorprendió ya que su relación matrimonial no tenía problemas. Después de mucho tiempo, ella tuvo grandes problemas en su matrimonio pero al estar preparada y siguiendo el consejo del Padre Pío, superó aquel triste momento evitando la destrucción de la familia.


El aborto 
Un día, el padre Romero le preguntó al Padre Pío: "Padre, esta mañana le ha negado la absolución a una señora por haberse hecho un aborto. ¿Por qué ha sido tan riguroso con aquella pobre desgraciada"?. 
El Padre Pío contestó: "El día en que los hombres, asustados por el estampido económico, de los daños físicos o de los sacrificios económicos, pierdan el horror del aborto, será un día terrible para la humanidad. Porque es justo aquel el día en que deberían demostrar  tener horror por ello. El aborto no es solamente homicidio también es suicidio. ¿Y con los que vemos sobre el dobladillo cometer con un solo golpe uno y otro delito, queremos tener el ánimo de enseñar nuestra fe? ¿Queremos recobrarlos  o no"? 
"¿Por qué suicidio"?  preguntó el padre Romero . 
“Tú comprenderías este suicidio de la raza humana, si con el ojo de la razón, vieras ´la belleza y la alegría´ de la tierra poblada de viejos y despoblada de niños: quemada como un desierto. Entonces entenderías la doble gravedad del aborto: con el aborto siempre se mutila también la vida de los padres”.

miércoles, 2 de junio de 2021

Misal Junio 2021

viernes, 21 de mayo de 2021

Grupo de oración virtual "Sin fronteras"


Martes, 25 de mayo 
⏲️ Hora:
CentroAmérica 4:00pm
México / COL / PER 5:00pm
Argentina 7:00pm

📍 Enlace a la videollamada: https://meet.google.com/kqm-ijwf-gkb


 

Lo más leído