domingo, 28 de junio de 2015

Mi misión es la de salvar almas


Una de las famosas anécdotas sobre el Padre Pío es relatada por el padre Pellegrino Funicelli, quien dedicó gran parte de su vida a escribir todo lo que había vivido junto al santo. 
Relata que un día, durante una confesión, como el padre Pellegrino no dejaba de hablar de sus actividades, le dijo: “Mi misión es la de salvar almas. Todo lo demás es secundario. Por lo tanto, cuando vienes a confesarte conmigo, no te puedes distraer ni puedes hacer nada que me distraiga de estas intenciones.”

La misión del Padre Pío se realizó sobre todo en el confesionario, en el que, con la ayuda del Espíritu Santo, era capaz de descubrir los secretos que los penitentes escondían de forma consciente o inconsciente y realizar prodigios que los aliviaban de sus problemas y sufrimientos. Esta fue una de las razones que hizo que la figura de San Pío generara creciente interés y entusiasmo por conocerlo. Tanta era la gente que buscaba su ayuda que, con frecuencia, podía permanecer hasta 18 horas seguidas dentro del confesionario. 
Su forma peculiar de ejercer este ministerio, era legendaria. Cuando su severidad y exigencia eran cuestionadas, él respondía: “Es verdad, yo a mis penitentes les hago sudar sangre. Pero también pongo sangre mía.”



0 comentarios:

Publicar un comentario